¿Porque comprar un anillo de carburo de tungsteno?

Dada la gran dificultad de encontrar un anillo de carburo de tungsteno, ya que en muchos casos no tenemos acceso a ellos si no es a través de una compra online por internet, mucha gente se preguntará si realmente merece la pena decantarse por un anillo de carburo de tungsteno.

Para empezar tenemos que decir, que la gran cualidad de un anillo de carburo de tungsteno marca la diferencia en su pulido, brillo y conservación, y es que un anillo de carburo de tungsteno permanecerá nuevo y brillante durante años y años, probablemente toda tu vida.
Es muy difícil rayar un anillo de carburo de tungsteno, y todos los que poseen un anillo de carburo de tungsteno, reconocen que es la parte más valorable, agradable y ventajosa.

Cuando una pareja visita una joyería, tienen el gran problema de tener que enfrentar la poca variedad de material con el alto precio, y casi todo el mundo elige su anillo según la supuesta calidad en combinación con el diseño.
Pero todos caemos en el error de asociar precio con calidad, y nos dejamos llevar por el gran supuesto de que el oro, por ser el más popular y el utilizado por nuestros progenitores, es el más adecuado para nuestro dedo y para el resto de nuestra vida.

Pero la sorpresa es, que con el paso del tiempo nos comprometemos a un cuidado exquisito y delicado, y de comprometida asistencia cada pocos años al joyero para pulir o reparar nuestro valioso anillo de oro y así poder mantener su aspecto original. Lo que mucha gente desconoce es que este mantenimiento tiene un coste y le resta valor a la joya, puesto que cada vez que sometemos una joya de oro a pulido, en el proceso ésta pierde metal y peso.

Muchos son los que se llevan la sorpresa al descubrir la sensibilidad a los arañazos y lo maleable que es un anillo de oro, cuanto más fina sea la pieza más susceptible a daños, dobleces y deformaciones, pero paradójicamente los anillos más finos, suelen ser los más solicitados por su diseño exclusivo, que a su vez es lo que encarece el valor del anillo.
Aunque siempre acabamos quitando importancia a ese disgusto con la falsa creencia de que tenemos puesto en dedo algo que realmente es muy valioso.

Pero meditemos sobre este tema de lo valioso y lo caro, vuestro anillo de compromiso que os costó el equivalente a estar 5 o 6 meses trabajando y ahorrando, si os hubiera costado menos que el precio de un libro usado… ¿sería tan valioso para vosotros?

En cuanto al valor real económico invertido, con el que pretendemos respaldarnos y poder recuperar algún día, también hay sorpresa, y sobre este detalle dedicamos un tema aparte, con el título ¿Cual es el valor real de un anillo de oro?

El valor sentimental que nos da un anillo de oro, también nos lo puede dar de la misma manera un anillo de acero inoxidable, aunque casi todos tenemos el falso prejuicio de que una alianza de acero es símbolo de escasa riqueza, pero no es así, en ocasiones es una cuestión de gustos o del deseo de adquirir algo distinto.

Hay muchos matrimonios que buscan la simbología al margen de lo socialmente establecido y de los prejuicios, y tienen anillos de acero o de plata.
Tan válido y bonito es, un bonito anillo de plata, que un bonito anillo de oro, y no es para nada desacertado elegir un anillo de plata, pero si es totalmente erróneo pensar que la simbología y la intención y detalle se vea mermada o desvalorada por no acceder a la exigencia o moda tradicional de los metales.

Nosotros estamos encantados con el carburo de tungsteno, no por el valor económico, ni por seguir una linea de novedad popular (que no la hay), si no por las noblezas reales que ofrece este material.

Nos alegra mucho, cuando recibimos a un matrimonio desencantado con sus desgastados anillos de oro, y se llevan con gran ilusión sus nuevos anillos de carburo de tungsteno, y al paso del tiempo nos llaman y nos cuentan su gran satisfacción con sus actuales anillos de carburo de tungsteno.
Esto sí es un valor real y realmente sentimental, que supera con creces el valor de lo económico, muy valorado y preciado para quienes ya lo tienen puesto desde hace mucho tiempo, porque es de una satisfacción indescriptible cuando tu anillo viaja contigo en el tiempo sin mostrar el más mínimo deterioro ni arañazo.

El problema que tienen los anillos de carburo de tungsteno es la falta de información, la poca publicidad y el gran desconocimiento, pero sobre todo la desconfianza que genera entre el público su bajo precio comparado con otros metales pues muchas personas creen que lo barato no tiene calidad.

Pero la calidad que tiene una joya fabricada en carburo de tungsteno a su bajo precio, es real y demostrable.

Nosotros recomendamos comprar un anillo de carburo de tungsteno y dejarse fascinar por sus cualidades.